El peluquero que se tiró al suelo para cortar el pelo a un niño autista