James Nachtwey: el hombre tranquilo que fotografía la guerra