Una niña de dos años y su pollito, protagonistas del último viral