Pasa 42 minutos bajo el agua y vive gracias a una técnica de reanimación extrema