El policía y su mujer, testigos: Montserrat la remató en la cabeza con cuatro disparos