Los cadávares de los dos hombres hallados en Córdoba presentaban heridas de arma blanca y signos de violencia