Investigan a médico brasileña que mató a 300 pacientes para desocupar las camas