Los bajitos tienen más riesgos de sufrir infartos