La Infanta Sofía, por fin, suelta el chupete