Los monitores de campamentos tienen que probar que no son agresores sexuales