El cierre de Sol hace renacer a los 'indignados'