Los indignados intentan penetrar en una Puerta del Sol blindada por la policía