Unos 1.400 desalojados por el fuego de Benitatxell, que sigue sin control