La Iglesia Católica se libra del tijeretazo del Gobierno