Identifican una alteración de un gen vinculada al autismo