La pequeña Idaira ya tiene un respirador gracias a la donación de un jeque