Los perfumes o las cuchillas de afeitar, los reyes del hurto en los comercios