¿Deben bromear los jefes?