Hugo causa estragos por los fuertes vientos y la lluvia antes de abandonar la península