El telescopio Hubble capta una galaxia que está a 65 millones de años luz