El hospital de Alcorcón, desbordado