Un millonario anónimo esconde dinero y da pistas en Twitter para encontrarlo