Crispación en Barcelona ante la llegada del autobús de HazteOír