"Mejor ahogar a los niños que dejarles que lean la novela homosexual ‘Harry Potter'"