Gregorio Serrano, su ‘Walkie’ y la nieve: esta vez sí