Greenpeace denuncia que la mala gestión costera cuesta 100 millones de euros al año