Una gran mancha solar amenaza con llamaradas de alta intensidad