La inauguración de una macrotienda da a la Gran Vía madrileña un nuevo impulso