El Gobierno de Baleares, contra los concursos de felaciones