'Todo a un euro': le tocó el Gordo y vende los productos de su mercería para dejar el trabajo