El Gobierno balear afirma que la marea verde "no representa el sentir popular"