La Generación Z, jóvenes autodidactas al amparo de internet