La entrañable amistad entre un gato de tres patas y una niña sin brazo