El juez Andreu envía a prisión incondicional al cabecilla Gao Ping y a la cúpula de la trama