Galicia ya nota el aliento de Petra