Galicia, entre el agua y las granizadas en una retirada anticipada del verano