Galicia: ¿Un infierno intencionado?