Galicia, acorralada por los incendios y la sequía