500 efectivos buscan con desesperación al pequeño Gabriel