Fuertes rachas de viento de hasta 114 km/h derriban árboles, arrancan placas solares y tumban una escultura en Castellón