Se enfrenta a cinco años de cárcel por darle un puñetazo en la boca a otro jugador