Fuensalida, el pueblo de los zapatos