A punto de morir por comerse una pera