El abogado de Francesco Arcuri asegura que la sentencia “podrá ser cruel, pero es rigurosa jurídicamente”