La Fiscalía de Lugo investiga una trama que se dedica a alquilar pisos para luego extorsionar a sus propietarios