El lujo, viento en popa en tiempo de crisis