El austríaco Felix Baumgartner culmina su hazaña y rompe la barrera del sonido