Félix derriba con su fuerza un edificio histórico, una falla y deja ríos desbordados