Felipe VI, amante de la Semana Santa