La Familia Real no viajará gratis en vuelos comerciales ni aceptará regalos excesivos